Novedades

En esta biografía, Stephen Eric Bronner explora las conexiones entre la obra literaria, los escritos filosóficos y la visión política de Albert Camus, uno de los intelectuales más influyentes y fascinantes del siglo XX. El escritor francés anticipó no solo el colapso de las viejas visiones totalitarias, sino también el nuevo reconocimiento de los derechos humanos. Su trabajo combina idealismo y escepticismo, integridad y compasión, compromiso público y sentido privado, creencia en la rebeldía y reconocimiento de los límites. Todo esto convierte a Camus en la conciencia de nuestro tiempo.


Presentamos aquí varios ensayos en los que Berlin aborda los dos conceptos centrales de la teoría política: la libertad y la igualdad. El primero de los textos, «Dos conceptos de libertad», es uno de los escritos políticos más célebres y controvertidos del siglo XX: la conferencia inaugural del autor como profesor de Teoría Social y Política en la Universidad de Oxford, pronunciada y publicada en 1958. La obra se complementa con otro ensayo sobre el mismo asunto, «La libertad», y con el principal escrito donde el autor abordó de manera específica el otro gran concepto de la teoría política: «La igualdad».


Hay algo peculiarmente perturbador en lo que Maquiavelo dijo o insinuó, algo que ha causado un duradero desasosiego. Desde que redactó El príncipe hace más de 500 años, cientos de escritores y soberanos, historiadores y filósofos, teóricos políticos y estrategas han interrogado al pensador florentino, y se nos han ofrecido muy diversas interpretaciones de sus opiniones políticas, pero su obra constituye aún un enigma. Aquí ofrecemos al lector una nueva traducción del texto, introducido por el ensayo de Berlin «La originalidad de Maquiavelo», en el que el pensador liberal arroja luz sobre la cuestión.


Nunca tantos hombres han tenido acceso a tanta información y, en términos más generales, tantos conocimientos. Nunca la comunicación ha sido tan abundante, tan rápida, tan omnipresente. Así pues, el mundo debería estar mejor que nunca. Pero todos sabemos que en muchos aspectos no es así. ¿Por qué? No nos faltan conocimientos, pero ¿deseamos realmente utilizarlos? Nuestra civilización, construida para funcionar gracias al conocimiento, ¿es viable si rehúsa emplearlo? Presentamos, en una nueva traducción, una de las obras capitales de Jean-François Revel, un texto ya clásico de asombrosa vigencia.


John Gray sostiene en esta obra que el pensamiento liberal siempre ha albergado dos filosofías que resultan incompatibles. Para una de ellas, el liberalismo es una teoría de un consenso racional universal, que permite alcanzar el mejor modo de vida para toda la humanidad. Para la otra, es el proyecto de búsqueda de los términos de coexistencia pacífica entre diferentes regímenes y modos de vida. Según el autor, el liberalismo del consenso racional resulta anacrónico en una época en la que coexisten diversos modos de vida que ensalzan diferentes bienes y virtudes. Así pues, Gray nos ofrece una nueva interpretación de la tolerancia liberal.


Rosa Luxemburgo inicia la estirpe de disidentes políticos del siglo XX, pues abre el camino que siguen más tarde Serge, Koestler y Orwell, entre otros. «La libertad […] es siempre y exclusivamente libertad para quien piensa de manera distinta», escribe en 1918, reflexionando sobre la deriva totalitaria de la Revolución rusa mientras ella y su compañero de partido, Karl Liebknecht, se hallan encarcelados por el gobierno alemán. Aquí ofrecemos al lector las cartas que envía entonces a su amiga Sophie Liebknecht, la mujer de Karl. Los textos nos muestran la faceta más personal de una de las grandes figuras de la teoría política.


Publicamos en este volumen dos breves ensayos en los que Judith N. Shklar, una de las figuras más influyentes de la teoría política estadounidense, expone su visión del gobierno de la ley y del liberalismo. Frente a los enemigos de este y a quienes lo conciben fundamentalmente como libertad de mercado, y frente a un liberalismo rawlsiano caracterizado por la ambición filosófica, la autora aboga aquí por un liberalismo escéptico y del mal menor, pero comprometido sinceramente con las creencias liberal-democráticas de orientación social y con la resistencia al sempiterno abuso de poder.


Tras los excesos de la Revolución francesa, Joseph de Maistre emerge como un crítico feroz de todo aquello que los ilustrados del siglo XVIII han representado. Maistre habla el lenguaje del pasado y se ve a sí mismo como el último defensor de una civilización que perece, pero en este esclarecedor e inquietante ensayo Isaiah Berlin sostiene que su visión profundamente pesimista constituye el núcleo de los totalitarismos tanto de izquierdas como de derechas que han venido después y que han marcado nuestra época, en la que su voz resuena de manera perturbadora.


Otros títulos publicados


Share