Política y futuro

Política y futuroAutor: John Maynard Keynes
Editores: Elizabeth Johnson y Donald Moggridge
Traducción: Roberto Ramos Fontecoba
ISBN: 978-84-943664-2-0
PVP: 17 €
Edición: 1ª, junio 2015
Encuadernación: Rústica con solapas
Páginas: 160
Dimensiones: 13 x 21 cm


Leer un fragmento del libro


«Sufrimos en estos momentos un fuerte ataque de pesimismo económico. Oímos con frecuencia que la época de enorme progreso […] ha llegado a su fin […]. La depresión mundial reinante, la enorme anomalía del desempleo en un mundo lleno de necesidades y los desastrosos errores que hemos cometido nos impiden ver lo que ocurre bajo la superficie e interpretar correctamente las tendencias que nos muestran los hechos. […] ¿Cuáles son las posibilidades económicas de nuestros nietos?»

En 1919, Keynes representó al Ministerio de Hacienda británico en la Conferencia de Paz de París. Las duras condiciones impuestas a Alemania en el posterior Tratado de Versalles provocaron su rechazo y le llevaron a dimitir y redactar Las consecuencias económicas de la paz, obra que se convirtió inmediatamente en un best seller y le reportó fama internacional. Durante la década siguiente, Keynes contribuiría a estimular el debate público a través de conferencias, artículos, cartas y breves ensayos. Al margen de las grandes controversias de su época, el autor abordó en varios de estos ensayos cuestiones políticas y económicas de más largo recorrido, que continúan plenamente vigentes. Dichos ensayos son Breve panorama de Rusia, El final del laissez faire, ¿Soy liberal?, Liberalismo y laborismo, Clissold y Las posibilidades económicas de nuestros nietos. Concebidos por Keynes para un público amplio, conforman la presente obra.

John Maynard KeynesJ. M. Keynes (Cambridge, 1883 – Sussex, 1946) es sin duda uno de los pensadores más influyentes del siglo XX. Educado en Eton y Cambridge, fue nombrado funcionario de la Administración Pública en 1906. Tras trabajar durante dos años en la India, regresó a su país y en 1909 se convirtió en profesor del King’s College de Cambridge, donde enseñaría economía hasta su muerte. Poco después del inicio de la Primera Guerra Mundial comenzó a trabajar para el Ministerio de Hacienda británico, al que en 1919 representó en la Conferencia de Paz de París. Su rechazo de las duras condiciones impuestas a Alemania en el Tratado de Versalles le llevó a dimitir y redactar Las consecuencias económicas de la paz. A partir de ese momento se convirtió en una figura pública, presente en todos los debates económicos. En 1936 publicó uno de sus libros más provocativos, Teoría general del empleo, el interés y el dinero, que rompía con el paradigma económico dominante y proponía una nueva aproximación a la actividad económica, los problemas del empleo y el desempleo, las causas de la inflación y las políticas presupuestarias.

Su obra revolucionó la teoría y la práctica de la economía moderna, impactando enormemente en la forma en que se enseña y escribe sobre la disciplina, así como en la política económica mundial. Pero su figura se extiende más allá. Sus inquietudes culturales le llevaron a formar parte del Círculo de Bloomsbury, el grupo de intelectuales como Virginia Woolf, Bertrand Russell y Ludwig Wittgenstein que frente a la moral victoriana y el conservadurismo defendió un humanismo liberal.